Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  15 de Diciembre   
Indicadores Trimestrales de la Actividad Turística
EU Producción Industrial
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Notas » Imprimir Nota
05/10/2017

Sismos no alteran crecimiento económico: BBVA Bancomer

Redacción

La infraestructura productiva está intacta


Los terremotos registrados en septiembre no alterarán el curso de la economía nacional, por lo que analistas financieros mantienen su previsión de crecimiento económico de México de 2.2 para este año y un efecto positivo marginal para 2018.

“Más allá de las pérdidas económicas causadas por este desastre natural, los efectos palpables son limitados y sólo son relevantes para regiones muy específicas, por lo que no generan un cambio importante en las tasas de crecimiento económico a nivel nacional”, señala el área de análisis de BBVA Bancomer.

Aclaran que los terremotos de los días 7 y 19 de septiembre no dañaron la capacidad productiva, ya que la infraestructura productiva resultó indemne en su mayor parte.

Aunque, no dejan de señalar la pérdida lamentable de vidas humanas, que es “una tragedia irreversible”.

El efecto principal a corto plazo fue la interrupción de la actividad en el sector servicios, pero su naturaleza es temporal y sólo relevante en el ámbito local.

La economía probablemente repuntará en los próximos trimestres, debido a un impulso a la construcción conforme el capital perdido es reemplazado de manera gradual

En el análisis -elaborado por Javier Amador, Saide Aránzazu y Carlos Serrano- se indica que cifras preliminares apuntan a 2 mil 500 millones de dólares en pérdidas materiales (0,3 % del PIB). Estas pérdidas son significativamente inferiores a las causadas por el terremoto de 1985, que se estimaron en 11 mil 500 millones de dólares.

Esta cifra puede aumentar en los próximos días a medida que surja nueva información sobre propiedades dañadas. Sin embargo, la evaluación de los efectos económicos de este desastre natural debe tener en cuenta un mayor número de factores.

La principal consecuencia de los sismos es la pérdida de propiedad privada, esencialmente viviendas, no infraestructura pública o capacidad productiva privada, y está focalizada y sólo es relevante a nivel local.

En la Ciudad de México se han visto afectadas alrededor de cuatro mil casas, de las cuales probablemente un 30 por ciento tienen un severo deterioro estructural y, por lo tanto, quedaron inhabitables. Aunque considerable, este número representa sólo un 0,2 por ciento del parque habitacional de la ciudad

Mientras que el daño de viviendas en Morelos es de alrededor de un 2,1 por ciento,  para Oaxaca y Chiapas de un 12,3 por ciento.

Cabe destacar que estos últimos son dos de los estados con menor desarrollo económico a nivel nacional y representan un 3,2 por ciento del PIB (donde la mayor parte de la vivienda se autoconstruye). Por su parte, la Ciudad de México representa un 16,8 por ciento del PIB.

Otro efecto negativo a corto plazo y abarca la interrupción de la actividad en el sector servicios, lo que incluye turismo, comercio, escuelas, restaurantes, alojamiento, bienes inmuebles y servicios de alquiler en las zonas cero.

En conjunto, los cinco estados afectados (Ciudad de México, Morelos, Puebla, Oaxaca y Chiapas) representan 32 por ciento del PIB total del sector terciario, si bien estimamos un impacto de sólo una décima parte del valor actual de todos los servicios producidos en esas regiones.

Este daño en la actividad terciara se verá parcialmente compensado por el dinamismo temporal en el comercio al menudeo debido a un aumento en el gasto privado para la asistencia por desastre a las víctimas del terremoto.

Si se tiene en cuenta que el plazo en el que se produjo el efecto es de sólo 12 de los 92 días del tercer trimestre, se estima una mínima reducción en el crecimiento del PIB del tercer trimestre de (-) 0,1 a (-= 0,2 puntos porcentuales.

Los daños ocasionados por los sismos no alterarán la política fiscal ni presupuestaria del gobierno, ya que los recursos disponibles tan solo serán reasignados como ayuda para catástrofes, así que se mantendrá el superávit primario del 0,9 por ciento del PIB.

Por consiguiente, señalan los especialistas, no habrá cambios notables en el comportamiento de la economía mexicana y el crecimiento de este año podría ser ligeramente superior al dos por ciento, con un mejor panorama para el siguiente año. 

Ver más Notas » Imprimir Nota


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com