Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  14 de Agosto   
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Columnas » Imprimir Columna

Columna de BBVA México

Jinyue Dong y Le Xia, BBVA



China, ¿una verdadera recuperación en V?

16/7/2020

China fue el primer país afectado por la pandemia de covid-19. Durante todo enero, las autoridades del país impusieron estrictas medidas de confinamiento en varias regiones, en un esfuerzo por frenar los contagios, que se mantuvieron hasta principios de abril.

El daño colateral de las políticas de confinamiento sobre la economía fue muy significativo. El PIB, que en el último trimestre de 2019 crecía al 6%, se desplomó un 6,8% en el primer trimestre, la mayor caída trimestral desde que China comenzó a registrar los datos en 1990.

Aun así, la eficacia del gigante asiático para contener los contagios de covid-19 ha dado sus frutos, y la actividad económica ha comenzado a recuperar fuerza durante el segundo trimestre, en parte gracias a los estímulos fiscales y monetarios implementados por las autoridades.

En gran medida, la recuperación se debe al repunte en la oferta por el regreso de los trabajadores a las fábricas tras el confinamiento. La producción industrial creció un 3,9% a/a en abril y un 4,4% en mayo. Aquellas que producen equipos y dispositivos médicos, por ejemplo, han funcionado a pleno rendimiento para satisfacer la enorme demanda mundial por la pandemia.

La recuperación de la demanda ha sido más paulatina. Tanto las ventas minoristas como las inversiones en activos fijos han continuado deprimidas durante mayo, aunque los resultados son mucho mejores que los mínimos registrados en el primer trimestre. Algunos indicadores, como el índice de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés), apuntan a una mejoría constante de la demanda interna en los próximos meses. Por otro lado, el incremento de las ventas en el sector de la automoción, que representa entre un 20% y un 25% de las ventas totales del sector minorista, ofreció resultados positivos en mayo. Cabe pensar que hay una gran demanda embalsada que seguirá impulsando el consumo interno.

Además, las buenas noticias han llegado al sector de las exportaciones. En abril y mayo, las ventas exteriores salieron mucho mejor paradas de lo esperado, a pesar de los estragos que provocó la pandemia en los principales socios comerciales de China a nivel internacional. El importante volumen de las exportaciones de productos médicos ha servido para contrarrestar la caída del resto de las exportaciones chinas.

Por otro lado, se espera que las medidas de estímulo que han revelado las autoridades logren reactivar la demanda. Durante la última Asamblea Nacional Popular, el Gobierno del país anunció un paquete de estímulo fiscal de hasta 5 billones de RMB (7.000 millones de dólares), lo que representa casi un 5% del PIB total. El paquete fiscal se destinará a promover el gasto público de las administraciones locales por medio de mayores inversiones en infraestructura y reducciones fiscales para las pymes. A él se unen medidas adicionales de flexibilización monetaria, como recortes en el coeficiente de caja y los tipos preferentes de los préstamos, con la intención de fortalecer el crecimiento del país.

En definitiva, la economía de China está experimentando una recuperación en forma de V tras el cataclismo que ha supuesto covid-19, y esperamos que el crecimiento del PIB se acelere ininterrumpidamente a lo largo del año, situándose en torno al 7% interanual en el último trimestre. Como resultado, el crecimiento en 2020 podría alcanzar el 2,2%, una cifra mucho mayor que las previsiones del 1% del FMI.

Sin embargo, para que la recuperación en forma de V de la economía tenga éxito deben cumplirse ciertos factores.

En primer lugar, aún es demasiado pronto como para afirmar con rotundidad que China ha vencido por completo a la COVID-19. A medida que se registran cada vez más contagios en todo el mundo, el país se enfrenta a una presión en aumento por controlar los casos importados; como el reciente rebrote en Pekín.

En segundo lugar, la demanda externa tendrá mucha influencia sobre el ritmo de la recuperación en China, y queda por ver si esta demanda de exportaciones de productos médicos es temporal o no, ya que no son pocos los países que defienden la reubicación de su producción para disminuir la dependencia del gigante asiático.

En conclusión, ante un enardecimiento del proteccionismo global, la recuperación en forma de V de la economía china podría quedar hecha añicos.

Ver más Columnas » Imprimir Columna


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com