Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  15 de Junio   
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Columnas » Imprimir Columna

Columna de BBVA Bancomer





Captación tradicional bancaria profundiza su debilidad

Iván Martínez Urquijo y F. Javier Morales, BBVA Bancomer


24/5/2019

Durante el primer trimestre de 2019 (1T19) la caída de la actividad económica influyó de manera significativa sobre la captación tradicional, cuyo crecimiento nominal anual de 7.8% (3.5% real) es el más bajo desde finales de 2013, debido al estancamiento de los depósitos a la vista, el cual predominó sobre el dinamismo de los depósitos a plazo.

De hecho, la captación a la vista creció por segundo trimestre consecutivo a su tasa nominal anual más baja en términos históricos (4.3%), lo cual representó un crecimiento reducido a tasa real (0.1%).

Estas cifras superaron el buen ritmo de la captación a plazo, que a pesar de haberse desacelerado ligeramente durante los primeros tres meses del año mantiene un crecimiento anual por encima del 13.0% (8.7% real).

Adicionalmente, los elevados niveles de las tasas de interés influyeron también en la menor captación a través de fondos de inversión de deuda, a tal grado que su crecimiento anual promedio nominal en el 1T19 fue el menor desde mediados de 2017 (3.0%).

Por su parte, el crecimiento anual de la captación tradicional en moneda extranjera registró una ligera recuperación en marzo posiblemente asociada a los mayores niveles del tipo de cambio respecto a lo observado a inicios del 2018.

No obstante, esta ligera recuperación no fue suficiente para evitar que este segmento registrara un mínimo histórico en su tasa de crecimiento anual promedio en términos nominales (1.2%) durante el 1T19.

Ante un contexto de incertidumbre comercial a nivel global que se traduce en una desaceleración del sector externo; aunado a señales de menor dinamismo de la demanda interna y expectativas de tasas de interés en niveles históricamente elevados, el espacio para un mayor dinamismo de la captación bancaria en los próximos meses es limitado.

Bajo dinamismo de los depósitos a la vista

El modesto crecimiento nominal de los depósitos a la vista durante el primer trimestre del año refleja la tendencia a la baja que han mostrado la mayoría de sus componentes en el actual contexto de desaceleración económica.

Mientras que el segmento de personas físicas (42.9% de los depósitos a la vista) creció en el mes de marzo a su menor nivel a tasa nominal anual (5.1%) desde 2009, el segmento de empresas (39.9% de la captación a la vista) registró una ligera recuperación de 2.4pp desde niveles mínimos en febrero (1.2%), que sin embargo no son suficientes para modificar la clara tendencia a la baja que registra este componente desde mediados de 2018.

De esta manera el crecimiento anual nominal de 3.4% (-0.6% real) en marzo constituye también un crecimiento mínimo histórico.

La mayoría de estos movimientos podrían estar estrechamente ligados a la desaceleración de la economía mexicana durante el primer trimestre (-0.2% a tasa trimestral) y, sobre todo, a la menor creación de empleos formales.

En efecto, el crecimiento del número de empleos totales registrados en el IMSS muestra ocho meses continuos de caída y en marzo alcanzó su menor tasa de crecimiento anual desde principios de 2014 (2.8%).

La menor creación de empleo afecta particularmente al sector de la construcción, que liga dos meses con tasas de crecimiento anual negativas.

No obstante, sectores como el de la transformación, los servicios y el comercio, que concentran el 80% del empleo formal, muestran una clara desaceleración de magnitudes no observadas, en su mayoría, desde hace cinco años.

De este modo, ante una desaceleración económica que ya afecta al sector servicios y una continua caída en la creación de empleo, es menos probable que los saldos en cuentas de exigibilidad inmediata de las personas físicas se incrementen.

En lo que toca a los depósitos a la vista de empresas, si bien, este segmento registró un incremento de su tasa de crecimiento anual en marzo, durante todo el primer trimestre también muestra una desaceleración.

De hecho, la tasa de crecimiento anual promedio nominal de 2.3% en el trimestre enero-marzo es la de menor magnitud desde el último trimestre de 2013 y constituye el tercer trimestre consecutivo de desaceleración desde el segundo trimestre de 2018 en el que se alcanzó una tasa de crecimiento anual promedio de 17.0%.

Este comportamiento se puede asociar a la debilidad del consumo interno, cuya tendencia muestra una tasa de crecimiento anual de 1.7%, 0.6pp menos que lo observado en el tercer trimestre del año pasado.

Adicionalmente, los niveles elevados de las tasas de interés de corto plazo (la TIIE a 28 días se ha incrementado en alrededor de 40pb en los últimos seis meses) ejercen una presión negativa al incrementarse el costo de oportunidad de mantener dinero en las cuentas a la vista.

De esta manera, ante una menor demanda interna y un mayor costo de oportunidad se reduce la necesidad de mantener recursos en instrumentos de alta liquidez por motivos transaccionales tanto para las empresas, como para las personas.

Ver más Columnas » Imprimir Columna


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com