Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  21 de Mayo   
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Columnas » Imprimir Columna

Escucha a tu cuerpo

Luis G. Inman Peraldi



7/5/2019

Eva Lucia, empresaria de 55 años, con mucha actividad, cargada de trabajo y, por consecuencia, con alto nivel de estrés. Un día, al momento de cerrar su local comercial se distrajo, pisó mal y su tobillo resultó con una fractura. Como pudo se subió a su auto y a medida que avanzaba, el dolor aumentaba, así que decidió llegar al área de urgencias del hospital.

La atendieron rápidamente, le inmovilizaron el pie con yeso y la mandaron a reposar a casa.  Afortunadamente cumplió con la orden del doctor.

A los dos días de estar en su casa, se sintió mal del pie, regresó con el doctor para que la revisara. Le hicieron algunas pruebas adicionales, como presión arterial y demás análisis. En ese momento le diagnosticaron que las arterias del corazón estaban casi tapadas, a punto de tener un infarto, así que de inmediato la ingresaron a quirófano para hacer cateterismo.

Con esta intervención a tiempo se salvó de un posible infarto que, por las características, pudo haber sido fatal.

Eva Lucia, como muchas empresarias o empresarios, no escucha a su cuerpo, sus actividades la tenían al límite del stress y en una vida sedentaria; la falta de tiempo tampoco le permitía ir a revisión médica, que lo recomendable es asistir por lo menos una vez al año, y en consecuencia su corazón estaba forzándose cada día más y más.

La señal que la salvó de un infarto fue precisamente el incidente del pie. ¡Así hay muchas anécdotas!

Si analizamos y sabemos escuchar a nuestro cuerpo, podemos tener una interpretación de alerta, de preocupación, que nos permita revisar cotidianamente nuestros hábitos alimenticios y de ejercicio.

Sra. y Sr. Empresario, sin duda tenemos mucha actividad en nuestras empresas, los problemas siempre existirán, afortunadamente todos los que están a nuestro alcance tienen un alto nivel de solución.

Tomemos el tiempo para hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día, comer sin excesos, dormir bien de 7 a 8 horas y visitar a nuestro médico por lo menos una vez al año.

Estas acciones son las mejores para prevenir una enfermedad que nos deje fuera de la empresa, que nos mantenga en cama y además con un gasto económico inesperado, si no contamos con un seguro de gastos médicos.

La cama más cara, es la del hospital.- Steve Job

Ver más Columnas » Imprimir Columna


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com