Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
 
 
Tu página de Inicio
Núm. de Edición: 0

 
Puebla, Pue., México
 
 
 
 
 
   
  18 de Septiembre   
   
 
Búsqueda general:
 
 
 
 
 
Ver más Columnas » Imprimir Columna

Opinar para construir

Luis G. Inman Peraldi



10/4/2018

¿Cuántas ocasiones los empresarios vivimos circunstancias en que un miembro del equipo directivo te avisa que se retira de la empresa? Independientemente de la sorpresa, piensas en muchas cosas y sobre todo cuando el elemento que se va, hacia su trabajo bien.

Generalmente un colaborador que hace bien su trabajo y está a gusto en la empresa se va de la misma porque le ofrecen un puesto superior y, obvio, un salario mucho más alto, el cual por decisión de la empresa no se le puede ofrecer para retenerlo.

Sin embargo, en lo personal me da gusto que a alguien le vaya bien y que si sale es para mejorar condiciones, sin duda se merece una gratificación y en la despedida un reconocimiento público agradeciendo su o sus aportaciones durante el tiempo que estuvo trabajando.

El punto importante, querido lector, es que la salida de este directivo no afecte en lo mínimo al proceso de la empresa.

¡Nadie es imprescindible en la empresa, la empresa debe continuar!

Es lo mejor que puede pasar si se tienen procesos, políticas y procedimientos bien establecidos para que el nuevo elemento o sucesor tome el cargo en una manera tersa.

Si no existen estos elementos ya mencionados, entonces sí se complica la transición y más si el que se va solo da menos de dos semanas para dejar el cargo.

Un elemento responsable se estima que deberá de tomar un mes en dejar la empresa, para dar tiempo en capacitar al que va a ocupar el puesto directivo.

En el pasado donde los directivos tenían un estilo de dirección de estricto control sí había descontrol en la salida, hoy con indicadores y un estilo horizontal de administración no debería haber obstáculos.

Indudablemente cada director tiene su estilo, que es realmente lo que se va a extrañar en el fondo. Todos los cambios son buenos, el que llegue deberá tener un perfil más atractivo para que no solo dé continuidad al trabajo, más bien que llegue con ideas o conceptos novedosos que hagan que la empresa no se quede estacionada o en la zona de confort.

Por tal razón, a la hora de seleccionar al remplazo habrá que analizar y replantear hacia dónde queremos llevar esa área de la empresa.

Ver más Columnas » Imprimir Columna


 
 
contacto@balance-financiero.com
Inicio | Quiénes somos | Mapa del sitio | Recomienda el sitio | Contacto
Notas del día | Colaboraciones académicos | Industria | Tecnología | Economía | Comercio | Columnas | Empresas | Directorio | Ligas de Interés
http://agilsoluciones.com